Encontrando el equilibrio: proteínas, carbohidratos y grasas.

Desde que incursioné en el mundo de la moda pensé que todo trataba de verse bien, de lucir lo mejor posible, de que la la apariencia fuera perfecta. 
Resulta que no está mal cuidarla, nuestra apariencia siempre será importante, pero solo refleja al humano que está dentro y que no debemos olvidar cuidar.

 ¿Y cómo cuidarnos? La respuesta es la misma que leemos siempre: viviendo saludables.

No no, espera, no te asustes, no es tan malo como parece. No es necesario matarse de hambre, no es necesario correr todos los días, no es necesario cenar sólo un brócoli, créanme, pero definitivamente en un país donde la comida es tan rica y tan abundante, es un poco difícil.

Basándonos en biología básica, tu cuerpo tiene un requerimiento básico diario de energía (cuantificado en calorías) las cuales necesitará para sobrevivir un día más. Y la comida que ingieres debe cubrir esas calorías, de lo contrario tendremos dos casos:
-Déficit calórico: ingieres menos calorías de lo que necesitas, entonces tu cuerpo consumirá sus reservas (tejidos).
-Exceso calórico: ingieres más calorías de las que necesitas, entonces tu cuerpo las almacenará muy probablemente en forma de grasa.

¿Alguna vez te has preguntado cuántas calorías tiene un alfajor? ¿O un plato de arroz chaufa? ¿O un tacu tacu? Resulta que tan sólo un plato de muchos de estos manjares bastan para suplir las calorías de un sólo día.

EL SECRETO: Seguir comiendo, pero comer y vivir mejor.

¿Entonces? ¿Debería dejar de comer? ¿Debería comprarme esa faja milagrosa que venden en la tele? ¿Hago la dieta del lagarto? La respuesta obviamente es no. La respuesta es comer mejor.

Aquí es cuando los alimentos se sub dividen en tres categorías: carbohidratos, proteínas y grasas.

-Carbohidratos: digamos que tiene una cantidad "decente" de calorías, proveen mucha de la energía que consumimos diariamente (pan, arroz, fideos, azúcares, etc).

-Proteínas: tiene una cantidad "baja"de energía, para el cuerpo es muy difícil procesar las proteínas hasta poder aprovecharlas como energía, pero adivina dónde encajan mejor: ¡tus músculos! Recuerda que las proteínas no son sólo de origen animal, también podemos encontrarlas en avena o lentejas por ejemplo.

-Grasas: El enemigo de todos, no suelen ser muy nutritivas pero son "altas" en calorías. También es algo complicado aprovecharlas como energía por lo que si no son consumidas serán fácilmente almacenadas como ese rollito encima de la cintura.


Y estos tres alimentos debemos comerlos cuidadosamente dándole prioridad a la proteína, indispensable para el mantenimiento y reparación de tus músculos (especialmente is hacemos ejercicio), los carbohidratos, necesarios como fuente calórica y las grasas, que siendo sinceros no son taaaan necesarias pero usadas inteligentemente pueden volverse nuestro aliado.

De ahora en adelante podrán ver por aquí pequeñas recetas y tips que les ayudarán a no sólo comer bien, sino también comer rico. Manténganse al tanto para la primera de muchas.

Y si no saben qué comer o tienen alguna duda, pueden escribirme, estoy para ayudarlos. ;)






















No hay comentarios:

Publicar un comentario